03 marzo 2008

Los años perdidos de Eric Clapton


Eric Clapton creció en una casa "llena de secretos": un día descubrió que sus padres eran en realidad sus abuelos; que su hermanastra era su madre, y que él era fruto de un idilio juvenil de esta con un piloto canadiense durante la segunda guerra mundial. Ya siendo adulto un cúmulo de cosas como el amor no correspondido, la muerte de Jimi Hendrix y el fracaso de su mejor obra que le había dejado creativa y mentalmente agotado, le hicieron vulnerable a la tristeza y a una adicción a la heroína que le duraría tres años. Durante esos tres años actuó esporádicamente en algún que otro concierto. Pero Clapton no conseguía levantar cabeza, la muerte de su padrastro por enfermedad y la de su amigo Duanne Allman el 29 de octubre de 1971 en un accidente de moto, le hicieron refugiarse más en la heroína. Sin embargo, en 1974 con una gran fuerza de voluntad, y gracias a la terapia y a unos meses de trabajo en una granja, consiguió abandonar la heroína y resurgió de sus cenizas. Pero lamentablemente no todo iba tan bien como parecía, Eric se ponía muy nervioso antes de las actuaciones en directo, y para tranquilizarse tomaba unas cuantas copas. Pronto empezó a beber más de la cuenta y se convirtió en alcohólico, una enfermedad que le acompañó hasta los años 80. Una noche en una actuación en Copenhague no daba pie con bola, los temas no tenían fuerza, hubo falsos arranques y mientras Eric Clapton se tambaleaba sobre el escenario su música sonaba errática y sin sentido. Su problema trascendió a la prensa cuando un periodista le vio una noche junto a su grupo en un club de alterne, el titular fue: "¿Qué hace en su tiempo libre el mejor guitarrista del mundo?. Esta es la respuesta: Coger una gran cogorza y mearse en público por las alfombras". No se sabe muy bien si fue por este escandaloso titular, pero lo cierto es que a partir de entonces la actitud de Clapton en público cambió. Durante la gira anterior no había dejado de hacer el payaso tanto en escena como fuera de ella, en esta nueva etapa y a pesar de no dejar de beber Clapton fue mucho más serio y respetuoso en todas sus acciones. Afortunadamente en los años 80 por fin logró superar su dependencia del alcohol y ese periodo es recordado por el artista como "los años perdidos" en su autobiografía llamada "Clapton. La autobiografía".
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba