06 agosto 2008

"Gloomy Sunday", la canción del suicidio


Algunas canciones han sido prohibidas durante toda la vida por toda clase de razones: controversias políticas, obscenidad, dar glamour a cosas que no deben ser glamurosas… pero sólo una canción, "Gloomy Sunday", ha sido prohibida por matar a la gente. Esta canción, escrita en 1933 por el compositor Rezso Seress, desarrolló una reputación como "canción de suicidio", una canción tan deprimente que el que la oía se sumergía en un profundo abismo de desesperación. Los escritos de la época en Hungría, país de origen de "Gloomy Sunday", decían que su letra era usada en incontables notas de suicidas y la policía la prohibió después de atribuirle 18 suicidios. "Gloomy Sunday" llegó a América en 1936 y, gracias a una brillante campaña de publicidad, empezó a ser conocida como "La canción húngara del suicido". Supuestamente, tenía el poder de hipnotizar a los amantes afligidos, que tras escucharla se precipitaban hacia la ventana abierta que tuvieran más cerca. La desolación del original de Seress fue suavizada en posteriores revisiones, y en 1941 la traducción al inglés que cantaba Billie Holiday incluía una tercera estrofa añadida menos pesimista, pero la reputación de la canción persistía y a las emisoras de radio de todo el mundo les parecía demasiado peligrosa para emitirla. A pesar de todas las prohibiciones, "Gloomy Sunday" continuó grabándose y vendiéndose. Y la gente continuó comprando discos, y algunos continuaron suicidándose. Rezso Seress, su autor, saltó hasta los brazos de la muerte en 1968 desde la terraza de su piso en Budapest, 35 años después de componer "Gloomy Sunday".

Safe Creative #1311018996957
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba