23 agosto 2008

Lucille, la guitarra de B. B. King


B. B. King, uno de los mayores virtuosos del blues que ha tenido la historia de la música, es conocido por llamar a sus guitarras Lucille, incluso compuso una canción con ese título haciendo referencia a la manera en que su guitarra cambió su vida. Una noche helada y cualquiera de 1949, en el desconocido poblado de Twist, en Arkansas, nació la leyenda de Lucille. Esa noche estaba tocando un tal B. B. King, uno más de los músicos de color que trataban de ganarse la vida amenizando audiencias afroamericanas en bares y cafeterías del llamado Delta del Mississippi. En aquellos tiempos se acostumbraba calentar los bares con bidones a medio llenar de keroseno. El combustible se prendía y así se lograba cierta calefacción. Pero esa noche fue diferente. Un par de personas comenzaron a pelear, tiraron el barril y el lugar comenzó a arder. Todos salieron huyendo del lugar, pero una vez fuera B. B. King se dio cuenta que se había dejado su guitarra en el interior. Así que regresó por ella y casi pierde la vida. A la mañana siguiente se supo que dos personas murieron, y que el incidente fue provocado por una señorita de nombre Lucille. Para recordar siempre que jamás tiene que volver a hacer algo tan estúpido como entrar en un edificio en llamas, King decidió llamar a su guitarra con el nombre de la tristemente célebre dama. Y así, desde 1949, cada guitarra que ha pertenecido a B.B. King, se ha llamado Lucille.

Safe Creative #1007156832454
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba