27 febrero 2009


Algunos músicos están hechos de una madera distinta que los hace especiales. Poseedores de un gran corazón, algunos de ellos visitan enfermos en hospitales en sus horas libres, otros donan objetos personales para fines benéficos e incluso alguno ha llegado a cumplir el último deseo de un desconocido admirador tras su fallecimiento, como el caso del rockero estadounidense Andrew WK. Dominic Owen Mallary fue un joven músico de 24 años que cantaba en un grupo llamado Last Lights. Desafortunadamente falleció tras haber dado un concierto con su banda en la Universidad de Boston, el 5 de Diciembre de 2008. Antes de su fallecimiento Dominic había expresado en numerosas ocasiones a sus amigos más cercanos su deseo de que en su funeral tocara su más admirado músico: Andrew WK. Tras la muerte de Dominic, sus amigos hicieron todo lo posible para cumplir su último deseo. Para conseguirlo bombardearon todos los medios de comunicación con el mensaje: "Ayúdanos a llegar a Andrew WK, por favor", con el fin de obtener la presencia del músico en el funeral. Y lo lograron. Cuando la historia llegó a oídos de Andrew, éste no lo dudó un sólo instante. Canceló todos los conciertos que tenía previsto, se subió en un avión y se presentó en el funeral que se celebró el 11 de Diciembre de 2008 en Massachusetts. Allí dio el pésame y la mano a todos los familiares, tocó el piano durante más de 4 horas y, como todo el mundo, lloró por la muerte del joven como si lo hubiera conocido durante años. Con esta acción Andrew WK, además de cumplir el último deseo de su fan, demostró al mundo que no sólo es un gran músico sino que también es una gran persona.

Safe Creative #1007146817126
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba