30 septiembre 2007



En mayo de 2006, después de tocar el último tema, en Hangar, Buenos Aires, los integrantes de Motörhead saludaron y se retiraron del escenario. Pero el público quería más. Como los rockeros no volvían al escenario para tocar los bises de rigor, el ambiente se fue caldeando hasta que el presentador del concierto comunicó por los altavoces lo siguiente: "Nos han dicho que el grupo no va a salir porque uno de sus miembros no está en condiciones físicas para seguir tocando". La explicación fue la chispa que encendió la mecha. Una avalancha de exaltados comenzó a forcejear con el personal de seguridad, éstos se subieron al escenario y fueron retrocediendo para tratar de proteger la zona de acceso a los camerinos. Entonces, los furiosos fans terminaron destrozando parte del equipo de la banda. A pesar de los destrozos no hubo ningún detenido.
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba