04 diciembre 2007

¿Quieres dormir en la cama de Mick Jagger?


Para hacer este sueño realidad tan sólo tienes que tener disponibles de 13.000 a 16.000 dólares y Mr. Mick Jagger te alquilará, si eres de su agrado, la casa que posee en la isla de Mustique por una semana. Ubicada en pleno corazón del Caribe, la isla de Mustique es un paraíso privado destinado a colmar los sueños de cualquier mortal. Mick Jagger se enamoró de manera tal de Mustique, que compró una cabaña y la transformó en una espectacular casa para relajarse. La Villa Mick Jagger está ubicada frente al océano y tiene un acceso directo a una playa de arena color coral. La mansión es de estilo japonés y cuenta con 6 dormitorios, un estanque en el jardín, piscina y una serie de pabellones conectados por una pasarela totalmente equipados para practicar distintos deportes. El alquiler incluye desde los animales domésticos del famoso cantante, su jeep y hasta el servicio, incluido el chef que obviamente es el mismo que cocina especialidades para el rockero y su familia. La villa le costó a Mick Jagger 3,95 millones de dólares y para alquilarla los clientes tienen que enviarle una solicitud con una descripción detallada sobre el número de personas, nombres y profesiones de los que van a permanecer en su casa durante ese corto periodo de tiempo. Mick Jagger evalúa personalmente cada una de las solicitudes y luego envía un fax diciendo si la alquila o no, sin explicaciones. Evidentemente Mick Jagger no es tonto y no la alquila a otras estrellas del rock por temor a que destruyan la casa, ni a nadie que no tenga una suculenta cuenta bancaria. Sin embargo, no todo es de color de rosa en la isla Mustique: se dice que en la isla hay una extraña maldición que acecha a sus visitantes y destruye los matrimonios, como el del propio Mick Jagger. Pero peor que lo de los matrimonios fue el asesinato en 1998 de Susie Mostberger, una mujer de una sociedad francesa que fue encontrada apuñalada en su casa.

Safe Creative #1405210900369
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba