01 enero 2008


En los años 60 un hombre pagó los servicios de un dentista con una guitarra muy especial. Se trataba de una guitarra que había pertenecido a Brian Jones, guitarrista de los Rolling Stones, y con la que aprendió a tocar Keith Richards. 40 años después, la guitarra perdida de Brian Jones apareció en un almacén propiedad del dentista Basil Wilson, que para entonces ya había fallecido. Fue su familia quien reveló que el profesional la recibió en concepto de honorarios por un valor actualizado de unos 40 euros, de manos de un miembro del equipo de los Stones. En la actualidad, esta guitarra está valorada en 350.000 euros.

Safe Creative #1202271203541
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba