14 abril 2009


El 24 de noviembre de 2005, tres de los miembros del grupo 311, Doug Martínez, P-Nut y Chad Sexton, se encontraban cenando tranquilamente y viendo un partido de los Lakers con sus esposas en el restaurante del hotel Harbor Court Hotel de Baltimore, cuando irrumpió en el lugar un enardecido Scott Stapp, cantante y ex líder del grupo Creed. Scott, que se estaba alojando en el hotel, se dirigió a la barra y allí tomó unos whiskies, discutió con los camareros y rompió un vaso contra la barra, asegurándose de gritar para que todo el mundo lo viera. En determinado momento, se percató de la presencia de la gente de 311, que pasaba un rato ameno. Se acercó a la mesa tambaleándose y vociferando elogió a los músicos confesándoles que era fan suyo y la influencia que habían tenido en él. A continuación, sin invitación mediante, se sentó en la mesa y se dispuso a comer la cena que había dispuesta. Ante el lamentable estado en que se encontraba, los chicos de 311 intentaron ignorarlo, pero les fue imposible mantenerse al margen cuando hizo un comentario irrespetuoso sobre la esposa de Doug Martínez, quien le pidió que lo repitiera.


Scott lo hizo en tono de burla, y entonces Chad Sexton sintiéndose avergonzado, se levantó de la mesa y le reclamó que se retractara y que pidiera las disculpas pertinentes. No solamente Scott no atendió los requerimientos, sino que desafiante y lleno de orgullo, le mostró el dedo anular a Chad. El problema fue que en el trayecto golpeó la cara de la esposa de Doug, quien se encontraba en medio. Cansado ya de aquella situación, Martínez le pegó un puñetazo a Scott y lo derribó, y Chad le siguió con más golpes, los cuales fueron devueltos con patadas por parte del cantante. A esa altura la policía que ya estaba alertada llegó al lugar y terminó con la trifulca. Como resultado de la pelea, Chad se rompió un hueso de la mano, P-Nut terminó con un corte en la cara y Scott lució unos notorios hematomas en su rostro durante unos días, y además fue expulsado del hotel. Pero a pesar de todo lo que sucedió en aquel restaurante y de acuerdo con el departamento de policía de Baltimore, nadie presentó cargos. Desde entonces, si hay algo seguro, es que Scott Stapp nunca será telonero de 311 por muy fan que se proclame de ellos.

Safe Creative #1007146817331
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba