24 enero 2010


El 24 de julio de 2004, Rodrigo Orias Gallardo, un joven chileno de 25 años de edad, adorador de Satán y fan del grupo Dark Funeral, degolló al sacerdote Faustino Gazziero, en el interior de la Catedral de Santiago Chile, mientras gritaba "por Satán" y ante las miradas incrédulas de todos los feligreses que asistían a la misa. Después, riendo, se untó la cara con la sangre del cura y se apuñaló a sí mismo en el cuello, con la misma daga de 14 centímetros, en un intento fallido de quitarse la vida. Desde ese momento se acusó al grupo Dark Funeral de ser los inspiradores del brutal homicidio, ya que en las letras de sus canciones hablan de matar cristianos y alabar a Satanás. Rodrigo Orias había conocido a los miembros del grupo Dark Funeral en el año 2003 cuando tocaron por primera vez en Chile. En el backstage del Teatro Novedades, el joven le pidió a Emperor Magus Caligulaque, líder del grupo, que le hiciera una cruz invertida en el brazo con un cigarro. El vocalista, que se encontraba algo borracho, encendió un puro Cohiba y le quemó hasta hacer el símbolo.


Después del asesinato los medios de comunicación preguntaron al grupo Dark Funeral si realmente animaban a los fans a matar sacerdotes, a lo que Emperor Magus Caligula respondió: "Los recuerdos de esa noche están un poco borrosos porque estaba borracho con Pisco, un coñac chileno. La cosa es que este tipo vino y me pidió que le quemara una cruz en su brazo. No soy de los que dicen que no, así es que encendí un cigarro y él tuvo su cruz. No presioné el cigarro contra su piel muchas veces, en lugar de eso lo pasé ligeramente de arriba a abajo por su brazo. No parecía sentir dolor, estaba extasiado de estar con nosotros. Un rato después nos sacamos una foto, parecía un buen tipo. Ahora la gente nos pregunta si nuestra música causó el crimen. No creo que sea así. Es verdad, cantamos sobre matar cristianos y sangre y las plumas de los ángeles cayendo, todo eso está presente en las letras. Puede que nuestra música le haya influido algo, pero probablemente habría herido a alguien incluso si no hubiese escuchado a Dark Funeral. Tengo que decir que estoy algo impresionado por lo que hizo, pero en realidad no me preocupa". Rodrigo Orias fue internado en un centro psiquiátrico de alta seguridad después de que la justicia lo declarara inimputable debido a que padecía de una esquizofrenia paranoide, aunque sí se determinó que debía someterse a un tratamiento. Cuatro años después el joven fue puesto en libertad y en la actualidad reside su ciudad natal, Coyhaique, aunque tendrá que seguir tratamiento médico de por vida.

Safe Creative #1007136811578
Fuente: Blabbermouth
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba