05 mayo 2006


En 1967 la carrera de los Rolling Stones se vio salpicada por el escándalo debido a la detención de Mick Jagger y Keith Richards por posesión y consumo de drogas. Brian Jones también sería arrestado varias veces ese año. A mediados del 75 en Arkansas, Estados Unidos, Richards fue arrestado junto a Ron Wood por conducir a extrema velocidad su automóvil y llevar consigo un cuchillo más largo de lo permitido. Todo se solucionó con una multa de ciento sesenta y dos dólares. En febrero del 77 en Toronto, Canadá, volvió a ser arrestado por tenencia de drogas. A esa altura, la noticia ya no sorprendía, pero las cosas cambiaron cuando la policía declaró que lo acusaba de traficante, cargo punible con una posible pena de cadena perpetua. Después de varias semanas de incertidumbres y negociaciones, Richards volvió con los Stones y prometió realizar una acción benéfica para compensar la situación: dos conciertos gratuitos para los invidentes en Toronto.
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba