08 octubre 2014


El 6 de febrero de 2011, a los 58 años de edad, Gary Moore se fue directo al Olimpo del Rock por un gran atracón de alcohol. El ex guitarrista de Thin Lizzy era un bebedor empedernido pero en esta ocasión su corazón dijo basta y se detuvo para siempre. En el momento de tan desgraciado suceso, se encontraba en una de las caras habitaciones del lujoso Kempinski Resort Hotel de Estepona, España, en compañía de su última novia Petra Nioduschewski, a la que supuestamente unas horas antes había pedido matrimonio. Cuando el guitarrista, vestido únicamente con unos calzoncillos, cayó fulminado en el suelo de la habitación poco antes de las 4 de la madrugada, ella intentó reanimarlo sin éxito. Según la autopsia, el nivel de alcohol en su sangre estaba cinco veces por encima del mínimo necesario para ser acusado de conducir ebrio, aunque no se encontraron rastros de drogas ilegales en su organismo. Es decir, Gary Moore bebió hasta morir. Sus restos mortales se encuentran enterrados en una humilde tumba en un pequeño cementerio a las afueras de Brighton, en East Sussex, Inglaterra.

Safe Creative #1410082293518
Fuente: Daily Mail

Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba